Cáncer de Mama y Autoexploración Mamaria
octubre 15, 2019
0

El cáncer de mama es una patología que se forma en los tejidos del seno, por lo general en los conductos (tubos que llevan leche al pezón) y en los lobulillos (glándulas que producen leche). Puede darse tanto en hombres como en mujeres, aunque en casos masculinos es poco común. Es la segunda causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres. Entre una y ocho mujeres son diagnosticadas con la enfermedad a lo largo de su vida.

El riesgo de padecerlo aumenta por diversos factores como la edad, antecedentes familiares, primera menstruación a una edad temprana, edad más avanzada en el momento del nacimiento del primer hijo; o nunca haber dado a luz, el uso de hormonas tales como el estrógeno y la progesterona, obesidad, el consumo de bebidas alcohólicas, etc.

Además de la mamografía y los chequeos médicos, que son los métodos mas efectivos para prevenirlo, la autoexploración es una buena manera para estar atentas a cualquier cambio en nuestras mamas.

Estos son los 5 pasos de la autoexploración mamaria:

Paso 1: Parate frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera y mirate las mamas. Observá que tus mamas tengan su tamaño, forma y color normales, que no presenten deformaciones ni inflamaciones visibles. Si notas alguna de las siguientes alteraciones, informa a tu médico: formación de hoyuelos, arrugas o bultos en la piel; cambio de posición de un pezón o pezón invertido (está metido hacia adentro en lugar de sobresalir); enrojecimiento, dolor, sarpullido o inflamación.

Paso 2: Ahora, levanta los brazos y fijate si ves las mismas alteraciones.

Paso 3: Cuando estés frente al espejo, observa si te sale líquido de uno o ambos pezones (puede ser transparente, lechoso o amarillento, o sangre).

Paso 4: Luego, acostate y palpa tus mamas con las manos invertidas, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Procurá utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular, del tamaño de una moneda aproximadamente. Controlá la mama completa de arriba a abajo y de lado a lado: desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen, y desde la axila hasta el escote.

Seguí algún tipo de patrón para asegurarte de cubrir la mama entera. Podés empezar con el pezón y avanzar en círculos cada vez mayores hasta llegar al borde exterior de la mama. También puedes mover los dedos verticalmente, hacia arriba y hacia abajo, como si estuvieras cortando el césped. Este movimiento ascendente y descendente suele ser el más utilizado por las mujeres. Asegurate de palpar todo el tejido mamario, tanto en la parte delantera como en la parte trasera: para palpar la piel y el tejido superficiales, ejerce una leve presión; para llegar al tejido ubicado en la parte media de las mamas, una presión moderada, y para el tejido profundo, una presión firme. Al llegar al tejido profundo, tienes que poder sentir la caja torácica.

Paso 5: Finalmente, palpate las mamas estando de pie o sentada. Muchas mujeres dicen que la mejor forma de palparse las mamas es cuando la piel se encuentra mojada y resbaladiza, de modo que prefieren realizar este paso en la ducha. Controlá la mama completa con los mismos movimientos que se describen en el paso 4.

 

 

 

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux